27/02/2009

ME QUEDO UNA SEMANA SIN CABLE Y… ¡ASCO, HORROR, CONSTERNACIÓN! AHORA SE PONEN CHISTOSOS LOS GALINDO EN EL DOS.

Una de las ideas más felices que ha tenido Andrés Motta, también conocido como el No-Pianista, fue la de pagarnos el cable a los simpáticos habitantes de la Mansión Buñuel para Amigos Imaginarios. Gracias a él, pudimos desterrar al canal de las Botellas y a TV Imeca para ponernos hasta la madre de capítulos de Los Simpsons, Family Guy, House y Little Britain, series diseñadas para seres pensantes con alma perturbada como nosotros, el Lalo (mi histriónico carnal) el Master Yogurt (el buen Gerson Martinez) y su servidor. Por desgracia, al maestro Motta se le olvidó pagar, y como usé el dinero que nos dio para entrar en un concurso de cuento (escribir es gratis, pero que te lean es carísimo, y más si los cuentos los mandas por DHL para que lleguen) ahora hasta mañana sábado que cobro mi jugoso cheque recuperaremos la TV que nos gusta, gracias a Dios.
Por lo pronto, cada vez que se me ocurre encender la telera al regresar del mundo de la Democracia (o sea, mi trabajo en el IFE), al prender la tele me encuentro con el espeluznante panorama de un López Dóriga balbuceante o un noticiero de Azteca en el cual la noticia real ha dado paso a notas endulcoradas que suceden en un país que no existe. Como si no fuera bastante, ahora los Galindo Brothers, esos espeluznantes sujetos que se apoderaron de los domingos por la noche con programas de cantantetes y bailantes van a repetir el semi-reality, pero con “chitochitos”. ¡Sí, ahora seremos estúpidamente “graciosos”, y nuevamente el simpático Adal Ramones conducirá todo el bodrio! Como para salir corriendo por el arsénico si no pagamos pronto el cable. Después de eso, lo único que puedo decir es : ¿Dónde está Monty Python? ¡Albatrosss! ¡Albatrosssss!

P.D.: No todo es feo en la tele nacional. Gracias a Dios existe Silvia Navarro, y por mí puede actuar pésimo, pero con que salga ya se ganó el cielo. ¡Que felices son mis bugamomentos!