19/02/2009

PERLAS CULTIVADAS: EMISIÓN I

A continuación, tres pequeñas minificciones que salieron de un tiro, inspirado en las minificciones del buen amgo y autor Rasabadú:

BOTANA SANGUÍNEA
La enfermera, cerulea y lanzando discretos eruptos de jabón Roma, del que irrita las manos al lavar carcerolas, me lanza el arponazo directamente al bicep izquierdo, pero aparte de la aguja también se le enganchan las uñas pintadas con esmalte verde. Me pide que me calme, que es sólo un piquetito, que la vacuna pronto hará efecto sobre mí y quedaré protegido contra el virus de la inmunodeficiencia emocional. Conforme empuja el émbolo va metiéndose más en mi brazo, formando un todo de uñas, hipodérmica y cuerpo. Continúa pidiéndome calma, serenidad, que no haga bizcos y pare de recitar la tabla del 7, pero sigue hundiéndose en mi brazo. Yo lo único que le pedí –y eso antes de que empezara a hundirse en mi carne- es que no fuera a inyectar en la boca del demonio que me tatué la semana pasada, porque aún no decidía la dieta que debía seguir y andaba hambreado, pero ella no hizo caso. Lo último que pude verle antes de que desapareciera bajo mi piel fue su chalequito verde, que desentonaba horrendamente con sus alaridos. Conste que se lo advertí.

CRISTIANDAD FAST TRACK
El Padre insistía en bautizar a todos los alumnos del hospicio, porque decía que era pecado ser pagano y además preferir la música de Leo Dan sobre la de José José, así que al terminar la clase de Origami para mancos se dio una escapada a la juguetería para comprarse una bazooka de plástico que procedió a rellenar con agua bendita extra fuerte que se trajo de su último viaje a Fátima, y justo cuando empezaba el taller de teatro de la crueldad (especialidad masoquistas)aprovechó y con sorprendente agilidad para su sobrepeso y la ajustada sotana que vestía –la cual permitía lucir su magnífico derrieré- comenzó a regar con la sacrosanta sustancia a sus educandos, los cuales procedieron a multiplicarse hasta saturar el reducido salón, diseñado para meter una máquina de coser y adaptado como aula a raíz de la última reforma educativa. El Padre, agobiado por la avalancha de alumnos y el fastidio de que nadie le avisara que todos eran gremlins, terminó falleciendo por asfixia, pero hasta el momento su alma no ha podido salir, de lo apachurrado que quedó su cuerpo. Hasta el momento se estaba pensando seriamente en ofrecerle una plaza como zombie, pero mientras no lo rescaten y le den cristiana sepultura no se puede asegurar que se lleve a cabo el trámite ante el Ministerio de Identidades y Otredades y el sindicato, que de fijo tarda una eternidad en mover su burocracia (y a veces hasta más tiempo).

EQUÍVOCO FUNDAMENTALISTA DEL ESPACIO EXTERIOR
El presidente de la organización para la protección de la vida sacrosanta del Planeta Quodzt-568, de visita en la tierra, había decidido realizar algunas compras para sus 329 retoños molones, así que pronto adquirió algunos palitos rascadores que esperaba serían un éxito. Vaya sorpresa que se llevó cuando el licenciado Santos Chamuco le señaló con evidente vergüenza que los susodichos juguetes también eran conocidos en la tierra como dildos. El pobre extraterrestre, pudoroso y a la vez dudando si deshacerse o no de los chiringuitos –que llevaba usando desde hace dos días como manitas rascadoras- se deshizo de los pecaminosos objetos por el ducto de la basura y regresó a su planeta con apenas una simple vergüenza cosquilleándole en el doble lóbulo cerebral de su tercera cabeza. Los empleados del hotel, situación aparte, hasta ahora no no se explican por qué gimen tanto las cucarachas travesties que viven de ocupas en las tuberías.